La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 4 de enero de 2011

Recorría París en soledad













Recorría París en soledad aquellos últimos días que me quedaban antes de volver, mientras ella había empezado de nuevo sus clases y su vida normal yo, apuraba el tiempo, esos días de otoño cuando las hojas de los árboles empezaban a llenar las calles de un intenso color amarillo. Habíamos ido a Fontenebleau y paseando entre los jardines ella se resistía a aceptar la realidad de mi regreso a España, no podía nombrarlo, no dejaba de hacer proyectos en que los dos viajábamos a Normandía y a Bretaña para los próximos meses en que nos iban a separar cerca de 1000 Kms.
Yo le cogía las manos entre las mías, siempre las tenía frías, y masajeándolas y besándoselas en silencio le decía Françoise te escribiré casi todos los días…pero ella meneaba la cabeza negándose a aceptar la pronta realidad y alejándose de mi unos pasos andaba rememorando el verano y el mar Mediterráneo mientras silbaba alguna canción como si todo lo demás no tuviera ninguna importancia.







F












2 comentarios:

Índigo dijo...

Recorrer París en soledad es, tal vez, la mejor manera de dejar atrás la soledad, pese a las nostalgias y los atardeceres y las despedidas... Tal vez. No estoy segura...

Princesa115 dijo...

Precioso minirelato, me gustó mucho.
Pasear en soledad, aunque sea por mi ciudad, relaja mucho.
Un abrazo

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog