Fernando Sarría

La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

lunes, 29 de mayo de 2017

No te perdono









No te perdono esta manera tuya de matarme...



f.




Tu nombre...









Tu nombre surge entre mis dedos, húmedos de luz y de tormenta...




f.








Reboso de sombras








Reboso de sombras
como si cinco años de invierno
se abalanzaran sobre mi.
Escucho el viento,
las hojas de los álamos se inclinan ante él
y dan el envés plateado ante mi mirada silenciosa.
El río, el puente, un siglo de horas cayendo en cascada,
es la eternidad de un ángel moribundo
ahogándose en las aguas…
Siento en mi boca el sabor de sus alas.




f.







Recuerdo que el azul dejó entre sus dedos lazos indescifrables









Recuerdo que el azul dejó entre sus dedos lazos indescifrables.
Ella hablaba de las palabras,
con un revuelo de sus manos las sometía a su yugo.
Yo, unía cada sílaba a sus labios sin saber del próximo aguacero.
Todas las melodías de aquellos días tenían un reguero de luz,
tal vez en las noches más oscuras
sigan encendiendo algún corazón solitario.




f.







Te beso...








Te beso... y vuelan pájaros.


f.




Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog