La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 22 de enero de 2017

Fuera hacía frío, siempre era invierno en esas costas








Fuera hacía frío, siempre era invierno en esas costas.
Tasada la humedad en milímetros cúbicos
nunca se termina de abrazar el verano.
No sé si era el viento
con el sonido aletargado de las drizas en los barcos
o la melancolía de los muelles vacíos,
la que nos inundaba, rebosada de ansiedad,
con el final desarmado de noviembre,
porque aunque tu mano se sabía dócil en la mía
y caían tus preguntas como una tenue y dulce lluvia,
teníamos, sin saberlo, la hambruna de gusanos,
la branza atada al otro como una condena,
la que nos unía en las horas muertas
en las que tu cuerpo se mecía en mis manos
con una fuerza de marea
que nos hacía morir entre las sábanas.




f.




Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog