La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

jueves, 14 de abril de 2011

Puse mis manos en sus muslos











Puse mis manos en sus muslos,
debajo de la falda sentí su estremecimiento.
Le dije al oído “¿soy tu placer o soy tu vicio?”
Calló mientras le presionaba con mis dedos
bajando sus medias y tocando la carne desnuda y caliente.
Se oía la lluvia en los cristales
y la voz de Cohen daba cierta gravedad al momento.
Al amanecer se fue,
me dejó sus bragas con una nota escrita con carmín:
Todavía me lo estoy pensando.








De Leonard Cohen I'm Your Man





3 comentarios:

Manuela Fernández Santamaría dijo...

Siempre la duda. El placer, dado y recibido, no desasosiega... pero en tus versos late el desasosiego.

elisa...lichazul dijo...

"placer culpable" decimos por este lado del mapa:)

un seductor texto y la música genial

besitos Fer

marea@ dijo...

el placer, el vicio pueden caminar de la mano, lo mejor será ese tacto de esa piel que permanecerá en tus manos hasta el próximo encuentro.... un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog