La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 22 de enero de 2010

Viene el silencio







Viene el silencio envuelto en un jeroglífico de signos.
Arde la noche expuesta a los dedos misteriosos del frío.
Entre las sombras crecen las pocas palabras que trae el viento.
Me he jurado a mi mismo no pedirle nada al amanecer,
esperar respirar la luz más lejana,
aquella que se mantiene como un pulso contra el desaliento
y se enhebra latido a latido
a la urdimbre de todo lo que me emociona.



8 comentarios:

mujer rebelde dijo...

Pero el amanecer que sabe de tu silencio, te regala con cada pincelada esa bocanada que respiras y se convierte en un tejido de latido y emociones...para que abrigues nuestra imaginacion y nos hagas pensar...
Besos "Mujer rebelde"-

ybris dijo...

El amanecer nos da sin que se lo pidamos.
Esa luz lejana y esperada.

Un abrazo.

Jesús Arroyo dijo...

Ese momento siempre trae gotas de rocío.
Un abrazo. Nos veremos por Zaragoza.

Jesús Arroyo dijo...

Ah! gracias por vuestro trabajo.

amor y libertad dijo...

igual hemos de confiar en que el amanecer nos traerá lo mejor, mejor incluso que lo que nosotros sepamos pedir

media luna dijo...

Pero cada vez las luces quedarán más y más lejanas, y el latido se hará más y más lento...Aún sin pedir, aún sin esperar, espero que el amanecer de una noche cualquiera ilumine tu silencio para poder seguir respirando.
No doy a basto para leer tu prolífico y magnífico blog.
Más besos.

MIZPAH dijo...

Cuántas veces me he prometido yo lo mismo...

Laura Gómez Recas dijo...

"El silencio envuelto en un jeroglífico de signos". Eso no es silencio, Fernando. El silencio también habla.

Un beso
Laura

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog