La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 30 de agosto de 2009

ÉL ES EL HOMBRE PEZ...









Él es el hombre pez
el que en mis labios líquidos
se ahoga y desahoga
el que muerde a propósito
mi boca anzuelo.
Yo la mujer de carne
la que se arroja al río
cada día
para sentir
su sangre fría
su piel de escamas.
Él aquel que olvidó
la memoria en el puente
yo la que pierde el alma
en cada salto.
Ambos los dos de ojos cristalinos
desenfocados
buscando entre las aguas del reloj
la hora en que quizá
nos conozcamos.








Carmen Aliaga



F


8 comentarios:

marisa dijo...

es un magnífico poema...Da gusto leer a Carmen, siempre.un abrazo a los dos

Doberka dijo...

Precioso. Acuática y sincera forma de lanzarse a por su hombre pez, Carmen. Ya sabes que me encantan todos, absolutamente, todos tus poemas.

Besos

Dana Andrews dijo...

Muy bonito,precioso. También muy buena la ilustración.

Miguel Ángel Y. dijo...

Cada día mejor y mejor...Besos.

ybris dijo...

Labios de agua en que el amor se ahoga.
Cebo oceánico donde el anhelo muerde.
Una ardiente carne para la sangre fría.
Dichoso el pez que espera tanto encuentro mirando a la clepsidra desde el agua.

Bellísimo poema.
Enhorabuena, Carmen.
Gracias, Fernando.

Terly dijo...

Bello poema.
Un saludo.

Ángel Sobreviela dijo...

Ya te dije en su momento, Fernando, que este poema me recordaba a un collage de Max Ernst.

Laura Gómez Recas dijo...

Antagónicos dispuestos a encontrarse. Creo que la fuerza del poema reside en que es tremendamente visual.

Un abrazo,
Laura

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog