La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 1 de septiembre de 2009

LA RUTINA






Porque el amor no fue lo que creímos
y las noches de pasión
fueron dos cuerpos,
sudorosos y hambrientos
en la cama,
cansados de luchar contra los vientos.

Porque fueron los besos
sólo un intercambio
de saliva –o eso es lo que dices-
con el gusto
del vino peleón del abandono
y las caricias el rastro de otras manos.

Porque no hay días mágicos
que puedan
llevarnos hasta otros territorios.
Y hasta el recuerdo, mi vida, es sólo el humo
de tantos cigarrillos compartidos
en sucias madrugadas.

Porque no sé si me quieres y te quiero.
Porque ya no hay teléfonos
que suenen
sobresaltando noches ni palabras
de amor tan cursis y tan bellas
como las que tú me jurabas cada instante.

Por eso, todo eso te quisiera
dormida entre mis brazos y sentir
en el calambre del hombro
esa dulce presión de tu cabeza.
Tu amor
y la rutina de estar juntos.





Rodolfo Serrano




F


6 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Que hermoso. Me encantó. Un abrazo

Dana Andrews dijo...

Maravilloso,me ha dejado de piedra, encantado. Define perfectamente la huella del desamor.

ybris dijo...

Un placer ver a Rodolfo Serrano por aquí.
Sabe él muy bien que el amor acendrado se prueba en el crisol de las rutinas y de los calambres que provoca la cabeza amada en el hombro que la sostiene.
Y, sobre todo, sabe decirlo así de bellamente.

Gracias.

Doberka dijo...

"Tan cursis y tan bellas" y después la rutina marca su territorio. Eso es el amor, como una cebolla a la que hay, de vez en cuando, que ir quitandole capas para ver si todavía queda alguna lágrima por la que luchar. Real y sincero poema, Rodolfo. Me encanta.

Besos

azpeitia dijo...

Perfecto retrato del amor que navega sin saber donde asentará sus pasos vacilantes, y que juega continuamente con los sentimientos de alguien que suele ser la víctima...enhorabuena por tu página...desde Zuhaitz-Ondoan de azpeitia

Laura Gómez Recas dijo...

Lo cotidiano puede ser mejor que el bendito y revendido cuento de hadas del amor sublime. Siempre que lo cotidiano se aderece con amor. Al final... es amor... en la cubierta del Titanic o en la cocina haciendo la paella del domingo... amor.

Un abrazo,
Laura

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog