La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 14 de julio de 2009

AL RÍO NO LE IMPORTA LA PARTE MÁS SENCILLA DEUNA CARICIA






Cuando enmudecía la piel de la tarde y era imposible
tu espalda de abarcar con una boca.
Cuando ocurría que las agujas de un reloj apuntaban
a la noche interrumpidamente,
al río, no le importaba tu mundo, ni el mío, ni tampoco
la parte más sencilla de una caricia.
Era entonces, cuando nos dejábamos caer en el agua,
de la misma forma en que los azulones
lo hacían en el viento,
y no teníamos ni siquiera un segundo para detenernos
a mirar de cerca las ventanas de los eucaliptos,
ni su sombra de punzón en nuestras cabezas.
Cuando se desnudaba la tarde y se nos empequeñecía
la luz en las orillas, el río, ponía música de niños
y nos ignoraba los abrazos como los balcones ignoran
a los cuerpos que desfilan por las aceras sin detenerse.
Pero ahora,
aquel entonces está dispuesto a respirarnos,
a dejar que las hormigas nos cubran los pies,
y hasta incluso,
a que recordemos el animal sabor de nuestras lenguas
enjauladas en la boca del otro.
Ahora hay un tiempo que se acerca y se retuerce y tú
me llamas y miramos el cauce como quien mira a un difunto y
se despide de él sencillamente.
Y te empeñas en creer que estamos aquí porque el río nos lleva
y nos trae, tibios, helados, títeres sin ojos, y pretendes
que nos ahoguemos, y yo qué sé que otras cosas más,
y te niegas a reconocer que todo esto es una disculpa,
una nueva disculpa para construir recuerdos
con sus juncos y sus veranos.
Porque ya no vamos a ser otra cosa que no sea parte de él
y nada de nosotros mismos.




Mamen Alegre





F



9 comentarios:

Conciencia Personal dijo...

Me baños en tus letras, siempre sensibles, siempre exactas, siempre necesarias, gracias FER.

BESO A LA ORILLA DEL RÍO, MONIQUE.

ybris dijo...

Recuerdos de momentos de amores y sensaciones sobre el flujo del río impasible que nos lleva:
Ahora hay un tiempo que se acerca y se retuerce y tú
me llamas y miramos el cauce como quien mira a un difunto y
se despide de él sencillamente."

Una belleza de poema, Mamen.
Gracias,

Ego dijo...

El río de aquí está demasiado muerto como para inspirar poemas.
Pero a través de estos versos puedo alcanzar a oler el agua.
¿A ver?
Sí, de verdad...
Un (b)eso y la más importante caricia

Fernando dijo...

Contemplar el río, siempre en marcha, con sosiego, con desprendimiento, siempre nos conduce, efectivamente a la meditación. Y la meditación nos termina llevando a nuestros momentos más intensos.Gracias, Mamen por esta poesía tan preciosa.

Laura Gómez Recas dijo...

El río como eje paralelo de existencia. Al final acaba absorviéndonos y nos convierte en parte de él.

Los tres primeros versos son maravillosos. El perfecto anzuelo.

Un abrazo,
Laura

Bel dijo...

Gracias por darme a conocer a esta poeta. Mientras lo iba leyendo me iba remitiendo muy claramente a un recuerdo lejano pero presente. Ella, Mamen, me lo ha explicado de nuevo.
Un beso, Fernando, y gracias por tu paso y tu comentario en "la tesis y yo". Te he respondido allá también.

fgiucich dijo...

Contundente!!! Abrazos.

Verbo... dijo...

Una nueva disculpa, para seguir construyendo, Un beso Fernan ♥

Doberka dijo...

Precioso poema, Carmen.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog