La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 12 de julio de 2009

TRASTORNO DISOCIAL DE LA CONDUCTA







Yo soy el que bosteza en los discursos,
soy el paso cambiado en el desfile,
el que tose en la ópera,
el que ronca en las lecciones magistrales,
el que hace que el coro desentone,
el que estornuda en los actos solemnes,
el que se ausenta de las presentaciones.
Soy el que estalla de risa en los entierros,
el que rompe a llorar en la comedia,
el que no lee libros tonelaje
y se masturba en los confesionarios,
el que fuma en los sitios prohibidos,
el que blasfema en el Vaticano,
el que hace el amor en un sarcófago,
el que improcede en las conmemoraciones.
Yo soy el que bloquea el ascensor,
las escaleras mecánicas,
las puertas automáticas,
soy el que arroja polvos pica pica
en el cine y se va,
el que incumple la norma y deforma las formas.
Mi manada la conduce un gran buey coronado
y yo voy por donde me da la gana.





ÁNGEL GUINDA






F


12 comentarios:

irene dijo...

Me gusta este Ángel endemoniado.
Un beso, Fernando.

Athena dijo...

"Ça va de soi."

Muy bueno, felicitaciones a Angel.

Besos

Javier López Clemente dijo...

Tal vez deberíamos tomar nota y comenzar a disociar nuestra conducta para que pase algo de una vez.

Salu2 córneos.

Fernando dijo...

Esta poesía me recuerda a muchos, tocayo. Espero no volver a encontrarlos en mi vida. Un abrazo.( y digo encontralos y no encontrarles...

ybris dijo...

¡Hombre! Me alegra que empieces con el amigo Ángel Guinda. Justo ahora estaba leyendo el libro que me firmó en la Feria del Libro.
Y no sé por qué me parece tan autobiográfico como poéticamente hermoso lo que enumera.
Y eso que a mí -por tímido- no me va desentonar.
Lo mío es la guerra de guerrillas.

Un abrazo enorme a Ángel y otro a ti.

Lucía dijo...

¿Pero dónde había estado Angel hasta ahora? Tantos años buscando mi media naranja y cuando la encuentro ya es demasiado tarde...

Ego dijo...

Yo fumo en el Vaticano
y brindo en los entierros.
Mi manada la conduce un gran rey que porta una muñeca sin cabeza,
pero vuelvo la cabeza y la manada soy sólo yo.
Un (b)eso
(Es un poema de lujo)

Laura Gómez Recas dijo...

Estoy con Javier, deberíamos disociar más nuestras conductas, de vez en cuando, aunque sólo sea para reformularnos a nosotros mismos.

Aunque, bien leído, creo que el espíritu ácrata sólo flota entre los versos. Más abajo, en la profundidad se encuentran otras cosas.

Como réplica: sin la norma no hubieras podido escribir el poema. No te entenderíamos.

Todo es relativo.

Un abrazo y gracias por hacernos pensar.
Laura

fgiucich dijo...

Formas de encarar la vida que hacen de ella más llevadera. Muy buen poema!!! Abrazos.

Anónimo dijo...

que mas quisieramos que actuar con total libertad.
sin herir a nadie pero libres y expontaneos.
pero no es posible siempre estamos condicionados por la educación y la sociedad que al final nos vence.
si no queremos entrar en la rueda que pasa: SOLEDAD EN MAYUSCOLAS.

Doberka dijo...

Ya me gustaría a mí tener la soledad que tiene Ángel Guinda y gozar de su misma LIBERTAD, pero para eso tendría que ser algo más culta e inteligente, para saber lo que se dice, y decir lo que se sabe tal y cómo lo hace él.

Magnífico poema, Ángel.

Besos trantornados.

Macario Canario Vinilo dijo...

guaaa!! me encanta el blog, siempre encuentro poemas preciosos

noticias

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog