La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

jueves, 11 de junio de 2009

Algo del otoño se enreda entre los renglones del atardecer








Algo del otoño se enreda entre los renglones del atardecer.
Un rojo desahucio de debilidades y de fuego
trae el quehacer de las sombras y el silencio.
Arden los compases de este baile antiguo.
De los árboles se desprenden hojas
con el dulce dolor de la nostalgia
y esos copos de flores ya marchitas
que encienden las preguntas.
El cielo recoge los planetas,
simula un incendio de olvidos
y de puentes entre las islas diminutas,
los faros recortan el pulso telúrico del océano
y un reloj de arena respira mojándonos los pies
en mitad de este desierto donde amaneceremos,
sin más calor que el propio,
el intuido, el descrito por tus dedos en mi piel,
por mis labios en la tuya,
un relámpago de adivinanzas
donde todavía seremos
un poco de brasa y un poco de ceniza.




6 comentarios:

CalidaSirena dijo...

Hola Fernando, muchísimas gracias por tu bienvenida en mi orilla, es un placen verte de nuevo en ella..
Una primavera que trae recuerdos de un otoño pasado, realmente hermosos tus versos..
Un beso muy dulce amigo

MarianGardi dijo...

Fernando, que buena literatura la tya, cuanto que aprender, cuanta riqueza de sintesis, me quedo alucinada y perdida en esas maravillosas imagenes.
Besos poeta de raza

Dana Andrews dijo...

Me gustaría sabe por qué podemos sentir el otoño durante todo el año. Precioso poema, gran frase la que es también título. Me ha encantado, como siempre. Por cierto, qué fotografía más increíble.

Ego dijo...

El otoño se ha tomado vacaciones.
Las adivinanzas y los relámpagos se marcharon a dormir.
Me traicionan los párpados.
No sé París, pero Atenas está preciosa todavía.
Un abrazo

ybris dijo...

Sabor a nostalgia de todos los crepúsculos.
Como el fin del verano en el otoño.
Como el de la brasa en la ceniza.
Después de todo ese sabor nunca es amargo.

Abrazos.

(Me permití mencionaros a propósito de la feria del libro madrileña)

irene dijo...

Precioso poema dedicado al otoño, podría pensarse que te gusta esta estación.
Estoy de acuerdo, el dolor de la nostalgia, a veces, puede ser dulce.
Un beso, Fernando.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog