La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 4 de enero de 2017

Nápoles







Entonces fue Nápoles la ciudad de la dicha.
Los días eran de geranios
y las noches frescas bajo la brisa
tenían el dolor del amaranto,
crepúsculos donde el mar, guardián sempiterno,
se deshacía en la ebria medida del otoño.
Calles respirando un tiempo pasado,
museos, palacios, pálpitos dormidos entre sombras,
pululando entre un murmullo incesante
donde la vida galopa a cada golpe de timón
y al olor de la sangre se hace trama,
peligro en los tranvías y en el acelerado tumulto de la urbe.
La noche siempre nos guardaba una canción,
el lado donde la caricia se abalanzaba sobre nosotros
y nos hacía ser un poco más de un mundo aparte,
unidos como los jóvenes amantes napolitanos
por cientos de candados cerrados mirando al Vesubio.



f.



Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog