La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 2 de diciembre de 2016

Poema XXII





De niño soñaba que bajaba los peldaños de una casa de vecinos.

Muy deprisa, precipitándome sobre ellos,

mientras que otro yo caía, desde arriba, por el hueco de la escalera.

La sensación era angustiosa.

No podía pararme, debía de bajar la horrible escalera

mientras sentía el vértigo acelerado de la fatal caída.

Me despertaba sobresaltado y sudoroso,

ya que al mirar hacia abajo,

vislumbraba serpientes

que abrían al máximo sus bocas,

enseñándome los colmillos, sus lenguas bífidas,

un silbido terrorífico que era casi el preludio de mi grito.



f.








Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog