La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 5 de agosto de 2011

Te he respirado







Te he respirado mientras dormías.
Dentro, entre las sábanas,
donde tu cuerpo sosegado soñaba con el mar.
Eran las cuatro de la mañana de una noche fría
y yo te hablaba en un susurro de irnos a vivir al desierto,
de la soledad y de los crepúsculos que nos esperaban
donde construiría una casa para los dos.
Entre tus cabellos y sus rizos rojos
había una larga estancia habitada de palabras.
Mi boca no se extraña nunca de tu cuello
y yo seguía sintiendo tu fragancia calmada de esas horas.
Olerte cuando nada esperaba,
fue, sencillamente, conmovedor.









5 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...

Maravilloso y secreto poema.

A veces también sueño con manos de jengibre que me tocan.

Mi alma.


M.

MiLaGroS dijo...

Muy lindo. abrazos.

fgiucich dijo...

Ese instante irrepetible por lo hermoso!!! Abrazos.

gaia56 dijo...

Magico momento... enhorabuena por como lo cuentas.
Me gusta mucho ese verso de "larga estancia habitada de palabras".
Un beso.

Maria Varu dijo...

encuentros de mar y desierto
estancia de silencios y susurros
...
tus palabras y tus versos

es, sencillamente, conmovedor

besos

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog