La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 19 de julio de 2011

Abierta la puerta...






Abierta la puerta la noche es solo un tapiz azulado.
Casi diviso todavía el esplendor de las últimas rosas,
el aroma fértil del jazmín y la hierba luisa
y el recodo donde el amor de hombre deshace el sueño.
Hay noches en que los astros son semillas que reverberan silenciosas,
exactas en su deambular ante mis ojos,
donde siempre han estado,
como las preguntas
que eternamente dejan de responder a los hombres.
Suenan lejanos los grillos,
un olor a mar invade laborioso el viejo sendero de la playa
y llega hasta mí, humilde como la brisa,
la neblina que trae desde la orilla un antiguo saludo marino.
Algo así deberían de tener los viejos salmos
cuando el tiempo se detiene en un instante mágico
y ya no me importa ni siquiera la vigilia del insomnio.

6 comentarios:

virgi dijo...

El polvo de estrellas que recorre nuestro cuerpo nos toca en la noche.
Besos

Elisa Berna Martínez dijo...

Un poema para llenar esas noches de insomnio, cuando lo que menos importa ya es ese insomnio. Me ha encantado. Un besico!

Carlos Gamissans dijo...

Los astros son semillas de nosotros mismos... me gustó mucho el poema.

Saludos

Beatriz Salas dijo...

Bellísimo poema... un abrazo.

Maria Varu dijo...

… que pocas cosas importan ante una mirada tan llena de sensaciones
el mundo parece desplegarse en esa noche cualquiera
para ser contemplada
y arrancar de ella esos bellos versos…

besos Fernando

Lamia dijo...

Vuelvo a leerte.... Un poco de luz en medio de la niebla...

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog