La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

lunes, 30 de mayo de 2011

Y Dylan no murió...




No era verdad, nadie disparo sobre Dylan aquella tarde en el páramo de mi ciudad, aunque no estuviera él allí y solo unos buenos músicos y su voz nos acompañaran, una sombra de él revestido de soberbia, sin mirarnos, tecleaba un piano o hizo sonar una armónica…y aunque al escuchar Hurricane todos esperásemos ver los fogonazos de los disparos de una pistola en la noche acabando con su vida, solo pudimos constatar que Dylan era de cartón piedra, una figura más cuya alma le debió abandonar cuando acabo el milenio.



2 comentarios:

Miguel Ángel Yusta. dijo...

Excelente, Fernando.
Un abrazo.

Elisa Berna Martínez dijo...

Ahora mismo me pongo a escuchar a Dylan. Un besico!

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog