La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 1 de febrero de 2011

Tuve en la memoria la caricia de un hombre glosando una tormenta






Tuve en la memoria la caricia de un hombre glosando una tormenta.
La hierba crecía entre los surcos del invierno,
los bueyes, como buenos ancestros
traían el laudo del tiempo y la demora.
Había hundido mis manos en la tierra,
un devoto ahínco para entregar mi ardor,
la piedra de silex que me quemaba en el regocijo del mediodía,
sin saberlo, el hilo de Ariadna,
perdido entre mis ingles, cruzaba la espesura.
Había demasiadas cosas en el abandono,
un grueso libro de notas y silencios hambrientos de su vientre.
Sentí los primeros almendros temerosos
tornando sus flores en avisos,
diminutas y hermosas traían hasta mi su escalofrío.
Un tambor tras otro sonaba en los vergeles del anochecer,
una huida de nubes moradas transitaba hacia el oeste,
el viento, ululaba en su corona con los viejos cristales de la espera,
la luz permeable a la lluvia entraba despacio, de puntillas,
mientras ella, imperturbable,
caía en mi regazo nombrándose mi estrella.









F


2 comentarios:

Madame X dijo...

A la sombra de tus versos el inviero es más cálido.

elisa...lichazul dijo...

impactada he quedado al leerte
PRE_CIO_SO!!

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog