La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 12 de enero de 2011

Un libro de ángeles






Reboso de sombras
como si cinco años de invierno
se abalanzaran sobre mi.
Escucho el viento,
las hojas de los álamos se inclinan ante él
y dan el envés plateado ante mi mirada silenciosa.
El río, el puente, un siglo de horas cayendo en cascada,
es la eternidad de un ángel moribundo
ahogándose en las aguas…
Siento en mi boca el sabor de sus alas.




Esta es mi pequeña aportación entre los 71 poetas que contribuimos al libro.


4 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...

Todo ángel es terrible diría Rilke, pero el tuyo no, el tuyo es de color añil.


M.

Índigo dijo...

Me transportan esos sonidos y silencios entre álamos cayendo en cascada, y paladeo, con gusto, el final, con su sabor de alas.

Lamia dijo...

Fernando, tus aportaciones nunca son pequeñas.

Olga Bernad dijo...

Felicidades, angelito;-)

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog