La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 11 de diciembre de 2010

Aquellas noches de verano










Por las noches mirábamos al mar, a la luna que viajaba lentamente en la oscuridad de las olas y en el reflejo alargado de su luz blanquecina hasta el horizonte. La cala desierta nos dejaba tener la complicidad del fuego en la arena, una fogata con troncos secos, mientras que los cercanos pinos nos abarcaban haciendo del sitio un lugar acogedor y muy preciado donde ella y sus amigos ya venían desde hacía años.
Bebíamos cerveza y comíamos medialunas de queso y de jamón y algún sándwiches de un fiambre alemán un poco picante pero que yo devoraba con gran avidez.
Sonaba la guitarra en las manos de Valerie y su voz, rota y profunda, nos hacía callar con pequeños retazos de canciones francesas y mucho Beatles, era el preámbulo antes de abrir las botellas de ginebra y whisky, y como un viejo ritual establecido y en coro, tarareábamos los estribillos más conocidos.
Ella siempre dejaba reposar la cabeza entre mis piernas, buscaba mi boca y me besaba el cuello y jugando con su pelo a hacer tirabuzones silbaba muy bajito, en sus ojos quedaba impresa la sensación de una alegría limpia, casi infantil, que solo el amanecer disipaba.






F











5 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

hoy me dejas sin palabras
besos y buen fin de semana

Indigo dijo...

Bello.

Princesa115 dijo...

Así hemos vivido muchos nuestra adolescencia y juventud. Precioso.

Saludos

irene dijo...

Unas preciosas noches de verano..., que no deberían ser sólo "aquellas".
Muy propias para el relato la foto y la canción de Michelle.
Muchos besos.

MaLena Ezcurra dijo...

Me quedo con tus palabras pegadas al alma, que bella sensación me provocas.


Mil besos.


M.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog