La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 19 de octubre de 2010

Venecia VII






Noche en Venecia,
La parra en otoño
se vuelve roja
y cubre los muros
con el tono de los crepúsculos.
Humedece la lluvia fría de octubre,
se llevan la luz rebotada los impermeables
y repican las gotas en los paragüas
como pequeños puñales que se deshacen
antes de mojar el suelo.
Todos los canales tienen un rumor de tiempo,
la soledad que deja la tristeza y nos busca desde hace siglos
por estas recónditas calles, puentes y canales.
Pasan lentas las barcas
y los gondoleros siguen un viejo ritual
en sus catafalcos negros.
Se oyen voces, viejas canciones,
algún aria siembra entre nosotros la ternura,
los remos van demorándose en el agua,
densa y verde,
parece esperarnos para un largo viaje,
en el que Caronte,
sumergido y en silencio,
todavía nos reserva unas monedas.









3 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

un recorrido quedo, uno que se hace entre líneas y entre ideas dispuestas ...la noche envuelve húmeda

que Caronte se guarde sus monedas para otros visitantes;)

un beso Fernando

MaLena Ezcurra dijo...

Siempre hay una moneda reserva para mi y más si navego en tus versos.

Tqm.


M.

ybris dijo...

Atardecer de parras rojas.
Lluvia fría de otoño.
Gotas como puñales.
Rumor de soledad en los canales.
Góndolas-catafalcos.
Arias bajo la ternura.
Aguas que convocan a Caronte...

Te leo y me canta por dentro Aznavour:
"Que c'est triste Venice..."

Abrazos

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog