La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 17 de octubre de 2010

Venecia VI






Ven. Acércate.
Respírame.
Ha crecido el mar
en la tensión del crepúsculo
¡Cuantos olvidos se lleva la luz!
Todavía tus labios saben a medianoche
y tu piel guarda el valor de mis palabras.
Tibias pero incendiarias,
las sílabas en Venecia
quedan en tu boca
resguardando para mi
el pequeño misterio que atesoras.
No seremos nada más que esto,
pero en este acaso de horas
grábame tu nombre,
sé de mi piel devota y fiel
en el instante nuestro,
para que recuerde
siempre este otoño contigo.











5 comentarios:

Malahache dijo...

Venecia siempre se entristece con los amantes olvidadizos...

ybris dijo...

Venecia en compañía es más Venecia.
Y su recuerdo también.

Abrazos.

My dijo...

que preciosidad..
tus palabras parecen viento que mece mis sentidos....... es estremecedor..
"Todavía tus labios saben a medianoche
y tu piel guarda el valor de mis palabras"

volví por un instante a venecia.
ida y vuelta,
pero me llevaste contigo..

hasta otro viaje..

elisa...lichazul dijo...

en el ocaso de las horas destilas miel para el pensadero
hermoso y sensual poema que traspasa el imaginario

besitos de luz
buena semana

Princesa115 dijo...

El nombre grabado en la piel, ser fiel del cuerpo...Venecia

Saludos

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog