La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 7 de agosto de 2010

Esto no es Casablanca













Era París. Llovía copiosamente esa tarde de septiembre. Los andenes de la estación de Lyon se estaban llenando de gente con maletas. Yo sentía esa punzada cercana al fracaso que deja el abandono. Ella no vino, mandó a un amigo suyo con una rosa y un poema de Neruda, tal vez de aquellos que yo le leía paseando por las orillas del Sena cuando el verano era como mi marcha, todavía una quimera.
No sé si me dolía más saber que no la volvería a ver o esa sensación de desvalimiento que estaba dando ante los ojos de Ricardo…a veces, lo último que te queda es la dignidad y eso se me acababa de escapar con la lluvia ante la mirada compasiva de ese hombre.
















5 comentarios:

Arya dijo...

Aveces.. la lluvia suele llevarse mas que solo los papeles sueltos en el suelo....

Mi abrazo :)

TriniReina dijo...

Al menos que nos dejen eso.
Pero no hay modo...

Abrazos

carmen jiménez dijo...

Quizá la única dignidad que nos quede es recuperar la dignidad perdida.
París, París...

MiLaGroS dijo...

Saludos. Feliz verano

Mayde Molina dijo...

Es muy bello este escrito Fernando... Al menos perder la dignidad frente a los ojos de un amigo seguro que se hace menos doloroso para el corazón y después de todo, cuando el tiempo empieza a curarnos el recuerdo, uno se da cuenta de que al menos le queda la magia de haber vivido ese amor, aunque ya no regrese más.

Un abrazo poeta, felices días y hasta pronto en Alcalá.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog