La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 4 de julio de 2010

En la planta octava




En la planta octava hay dolor.
Dos ancianas duermen.
Asbeel reflexiona
y se niega a si mismo
pedir el arrepentimiento.




8 comentarios:

irene dijo...

Hay dolor, y yo lo siento.
Un abrazo fuerte, Fernando.

malena ezcurra dijo...

Hay mucho dolor en tus versos.


Te abrazo Fernandis.


M.



Pd. No hay nada que me conmueva más que los ancianos y los que se niegan a si mismos.(quizás soy una de ellos )

ybris dijo...

Crónica de un dolor autosuficiente.
El arrepentimiento es innecesario.

Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

La poesía sabe nutrirse del dolor, pero ojalá no hubiera que su8frirlo...un besazo

Princesa.triste.115 dijo...

Dolor y negarse al arrepentimiento. Bonita mezcla de sensaciones.

Es un placer leerte.

Saludos

I.

Belén dijo...

Muchas veces hay mas dolor del que podemos soportar...

Besicos

Arya dijo...

Me imagino la escena... en tan pocas palabras he visto, y sentido, mucho.

Un abrazo :)

Maria Varu dijo...

quizás no tenga de que arrepentirse
quizá sólo hay sinceridad vivida
quizá... no hay negación sino realidad aceptada...


me uno al sentir de tus palabras, un abrazo Fernando

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog