La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 29 de noviembre de 2009

Mi padre fumaba poco



Mi padre fumaba poco
y lo hacía en una pipa pequeña y sencilla,
que desgastada llegó a mi.
Es, junto con las fotografías,
la carta de amor que le escribió a mi madre
y su esquela, lo único que de él
he tenido entre mis manos.
Con aquella pipa empecé a fumar.
Era una extraña emoción sentir
cómo el humo llegaba hasta mi boca,
mientras la sostenía en mi mano
igual que tantas veces lo hizo él.
Fue lo único,
que salvado el tiempo,
pudimos hacer juntos.






7 comentarios:

Olga B. dijo...

Es el humo de la intención lo que compartes en esa pipa. Es más de lo que hacen muchos que viven juntos.
Sencillo y emotivo ese recuerdo a tu padre.
Un beso.

Anónimo dijo...

A veces pasa, no hay posibilidad de acercarse más. Como un sueño que se repite, es imposible que se cumpla e imposible que se evapore sin dejar olor

ybris dijo...

Es curioso lo que uno recuerda desde la edad en que teóricamente nada se debía recordar.
Y más curioso aún lo mucho que inspira.

Abrazos.

Máster en Nubes dijo...

Me ha gustado mucho esto, Fernando. Un abrazo y gracias por vuestra hospitalidad maña.

carlota dijo...

Y yo que te veo bien fumando en pipa. Como muy elegante.
Besos.

Lamia dijo...

Hay algo mágico en ese compartir en dos tiempos...

Dana Andrews dijo...

Buenísimo. Los objetos que pertenecieron, de algún modo, a tu pasado y al de algún antepasado tienen algo que siempre nos une con lo eterno.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog