La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 22 de noviembre de 2009

Instante





Cuando abrí los ojos tú estabas allí, dormida a mi lado, cubierta por la sábana que te resguardaba las formas curvas de tu cuerpo. Te miré despacio, viendo aletear suavemente tu nariz al respirar y como movías el labio superior al expulsar el aire. Tu pelo cubría parte de tu rostro y sin embargo el color de tu piel resaltaba sobre el blanco de la almohada. Era un momento de silencio, afuera todavía no se había levantado la mañana y sólo se escuchaba de vez en cuando el paso de algún coche en este amanecer de domingo.
Hay instantes que merecen la pena mantener en la retina y en el corazón aunque el tiempo sepa como descubrirlos hurgando en todos los recuerdos y quiera darle el tono de grisalla con el que envuelve lo que acerca al olvido.





6 comentarios:

Dana Andrews dijo...

¡Qué mágico amanecer el que relatas!. Un domingo inolvidable...

ybris dijo...

Fijar instantes a salvo de la grisalla del tiempo y de su olvido.
Quizás sea eso la poesía más sincera.

Abrazos.

Camille Stein dijo...

instantes que salvan el mundo, que despiertan la belleza dormida...

... un abrazo, Fernando

La hija de la Lágrima dijo...

forma de comenzar un domingo

Maria Varu dijo...

... aunque el momento se envuelva en el olvido, lo bello es haber vivido ese instante

besos

thoti dijo...

.. que bellos son algunos fines de semana.. mucho más bellos si la luz se cuela por una rendija y da de costado en las palabras..
.. un abrazo, poeta..

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog