La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Semejantes a todos







Semejantes a todos fuimos algo más
que el sonido imperfecto de la lluvia.
Casi derrumbados sobre el amanecer
nos abrazó un exhorto de luces difusas
y una música baja,
creándose una línea azul entre nosotros.
Hay cuerpos que saben de los otros,
desnudos engloban un universo de medidas,
cada instante les pertenece,
en cada beso sostienen un sorbo de quietud,
la placidez del deseo
asomando desde los lugares más recónditos de la piel.

Cierro los ojos y siento desbordarse el mar,
es entonces cuando somos
nuevamente como todos
y la tormenta no deja de ser otra cosa
que el canto perceptible de la tierra.





F


Estos poemas con el titulo de Palabras de Madrid en realidad son del tren...de ida y de vuelta.


10 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

¡Qué bien descrito!
De repente, "somos nuevamente como todos". ¿O, no?

Besos
Laura

Arya dijo...

Que suaves.. y contundentes tus palabras Fernando.

Muy bello tu escrito.. Tan solo somos.

Dana Andrews dijo...

¡Qué bien se eswcribe en los trens, Fernando!. Sin duda, te dan buena inspiración.

Jesús Arroyo dijo...

Dichosos los que escuchan su ruego... y hacen,
el de la tierra, el de la lluvia.

Un brazo Fernando. Nos leemos.

MarianGardi dijo...

Bellisimo paisaje de tus letras.
Un beso mi querido poeta

fgiucich dijo...

De lujo, amigo, de lujo!!! Abrazos.

ybris dijo...

Ser de la noche -del alba en mi caso- es, en efecto, como escuchar el paso del tiempo y detenerlo como pausa.
Vista de palabras detenidas tiempo atrás en el recuerdo o tiempo adelante en el deseo.
Abrigo en la soledad, tibieza de lo pequeño y de lo que nunca tuvimos.
Quizás entonces ciertos ruidos sean aviso de un peligro que nos acecha.

Te leo -más a fondo aún si cabe- y lo disfruto.
Es en verdad buena compañía.

Un gran abrazo.

ybris dijo...

Bueno. En realidad el comentario anterior era de la entrada siguiente, pero no lo cambiaré de sitio.
Me hubiese gustado a mí escribir algo sobre este tema, aunque hubiese sido desde el metro de ida y vuelta.
No pudo ser.
Sé que hubiese sentido el abrazo de la luz difusa y la senda de luz difusa entre los presentes.
Luego habría sido nuevamente el que era.
O quizás más ¿no?

Abrazos.

Lamia dijo...

Me encanta cuando vuelves los ojos al mar... ese que nos desborda.

Victoria Salgado dijo...

la quietud es la tempestad de la espera

beso

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog