La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 24 de julio de 2009

FLORES EN EL PELO







Me ha echado de ese cuerpo
que ya no habitaré más.


Sólo recordaré sus manos
esperando mi muerte
sosteniendo mi cuerpo.
El hueco de mis rodillas
en sus hombros y él a mis pies
repasando las declinaciones.
Ese tránsito imposible de acentos
de cientos de endecasílabos
y mis versos límites y su piel.


Lo cierto, en todo caso,
es que hoy cae un intenso aguacero
y no tengo nada que decirle,
sólo mirarle a través del tiempo
que hay entre mis ojos y su cuerpo.


Aunque aún tiene esa arrogancia
con la que me pide que cruce la calle
y yo, recogiéndome el doble del vestido
paso corriendo a encontrar sus brazos.


Confío que quede suficiente lluvia
para conjurar una lágrima certera
porque yo, ya no traigo flores en el pelo.



Athena



5 comentarios:

Athena dijo...

Bien me ha tocado Matisse :o)

Gracias, besos.

Maria Varu dijo...

¡qué tristeza más serena Athena!
quizás ya no haya flores, pero si hay una lágrima... es que el corazón sigue latiendo.

Besos

Dana Andrews dijo...

Muy bueno...muy triste, genial. Además me viene muy al pelo. Gracias Athena

Doberka dijo...

Qué elegancia en la despedida, Athena. Me encanta.

Besos

ybris dijo...

"El hueco de mis rodillas
en sus hombros y él a mis pies
repasando las declinaciones."
Hay recuerdos que compensan hasta la expulsión.
Siempre me gustó la simbiosis que plasmas en tus palabras cuando aludes al binomio lluvia-lágrimas.
Sencillez contra arrogancia.
Mejor no traer ya flores en el pelo.
Encantadoramente triste, Athe.
Es precioso.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog