La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 20 de mayo de 2009

Café París IX





Cogiste mi mano con tu mano,
todavía caliente, tibia,
y en silencio me acariciaste el alma.





12 comentarios:

ynarud dijo...

Aísssssssssssss que bonic


;)

thoti dijo...

.. me gustó, sobre todo, por lo breve..

.. un abrazo..

fgiucich dijo...

Son caricias para guardarlas en el corazòn. Abrazos.

marisa dijo...

Cuánta intensidad guardan esos pocos versos.parece como si en ellos hubieras guardado esa caricia suave de unos dedos amados.Besos poeta

Lamia dijo...

Curioso cómo llega el calor al alma de cada uno...

Noray dijo...

No es un haiku, pero tiene la misma inmensidad.
¡Magistral!

Esas son las verdaderas caricias.

Un abrazo

Massy dijo...

Me acariciaste el corazon..

Un beso tibio Fer

Susana dijo...

caricia que traspasa

un beso

irene dijo...

Intensa caricia, quién pudiera tener esa fuerza.
Un beso.

MIZPAH dijo...

Qué verdad más grande...

Luzamarga dijo...

Eso haces tantas veces con tu palabra: acariciarme el alma.

Gracias y un beso tibio.

Laura Gómez Recas dijo...

¿Cómo escribiría yo un suspiro? No sé hacerlo. Pero eso es lo que hay.

Besos, poeta
Laura

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog