La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 28 de febrero de 2017

No escuchaba el latido lejano de la ceremonia








No escuchaba el latido lejano de la ceremonia.
En el aire solo había nubes que pasaban en silencio
y mi corazón apenas podía soportar ya el tañido de las campanas.

Tú tenías las manos sucias y la mirada enrojecida como yo
y aunque querías aparentar aplomo temblabas
cuando mis dedos se hicieron dueños de tu espalda.
No hay mentiras que desnuden el amanecer,
la urgencia es la exactitud de los términos.
Sin duda, el momento es la culminación del azar,
y recuerdo aquel día...
seguramente, nunca habíamos estado más solos
aferrados el uno al otro.



f.



Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog