La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 24 de enero de 2017

Subía la escalera y solo me esperaban las nubes y el cielo









Subía la escalera y solo me esperaban las nubes y el cielo.
La tarde como una enredadera de luces y sombras
se derramaba borracha sobre mí
y el olor de las rosas, suave y perenne,
dejaba un halo único de complicidad.
Traía un libro, música y la alegría de esperarla
mientras la soledad se recomponía con el vuelo de los pájaros
y abajo, en la calle, la gente iba y venía con su prisa de siempre.
Pero que remoto se hace el tiempo,
como escancia su sidra sobre nosotros
y deja ese burbujeo incesante donde perdernos.
Seguro que en la sombra de esa atalaya
todavía quedan ciertas miradas, cierta espera,
que tienen sin saberlo sílabas con su nombre y el mío.




f.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog