La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 22 de noviembre de 2016

Poema XIX



Étretat


Después del silencio vino otro silencio,

traía juntos una nube y una mirada azul plagada de incienso.

El mar era un pensamiento deslumbrante,

nosotros, todos, andábamos por la estrecha senda de la calima,

sin saberlo éramos felices en el acantilado,

teníamos el fulgor de espera y la contrición

que tiene un privilegiado

mientras admira la obra del tiempo y la naturaleza.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog