La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 4 de noviembre de 2016

Poema XIV



Era verano.

Septiembre descendía lentamente por el calendario

con la voluptuosidad de sus atardeceres rojos

y en el anfiteatro de Epidauro,

sentados en sus bancales de piedra,

vimos como un hombre dejaba caer unas monedas

desde la altura de sus manos al suelo de su círculo.

Sonaron tintineando a lo largo de todas las escalinatas

y entonces supe claramente

que estaba donde empezaban casi todas las cosas.


f.






Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog