La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 14 de octubre de 2016

Poema VIII




Hay entre todas las posibles Venecias una que se inunda

y se deja recorrer por las olas que arrastra el acqua alta.

Sabe que la derrota el mar,

que siempre ha hurgado en ella

celoso de la argucia de los hombres hambrientos de conquistas.

Navegué por sus calles

sentado en un catafalco negro recubierto de terciopelo

mientras escuchaba el sonido de una triste aria.

Venecia se moría entre mis dedos húmedos

y, como en un viejo palacio abandonado,

había un estruendo de voces y silencios

que incitaba a esperar al crepúsculo

y nos indicaba por donde se iba a ir la lluvia

cuando el color púrpura invadiera el mar.


f.







Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog