La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 10 de enero de 2016

Poemario Mad Monk


Voy a ir colocando los poemas de este poemario que nunca se ha publicado en papel...y que ya está hace tiempo en Facebok...habla de los últimos años de la vida de Thelonius Monk, una visión muy personal mía...espero os guste.

f.



"...y desde el fondo, dando una vuelta por completo innecesaria, un oso con un birrete entre turco y solideo se encamina hacia el piano, poniendo un pie delante de otro con un cuidado que hace pensar en minas abandonadas o en esos cultivos de flores de los déspotas Sasanidas, en que cada flor hollada era una lenta muerte de jardinero."

De la vuelta al piano de Thelonious Monk de la vuelta al día en ochenta mundos de Julio Cortazar

Cortazar








Sus características como creador de Jazz le hace ser un pilar muy importante de la evolución de esta música...


a) Irregularidad rítmica  de su fraseo armónico.
b) Relaciones armónicas lejanas con respecto a una tónica principal que debilitan el análisis funcional tradicional.
c) Selección de sonidos en cuanto a las alturas: escalas por tonos, tritonos (cuarta aumentada o quinta disminuida), segundas menores, esencialmente.  
d) El concepto del espacio no sólo en la composición sino en la forma de improvisar.
e) La creación de un sonido en relación a su manera de tocar el piano. Literalmente rompió con todas las reglas escolásticas del pianismo. Si bien la cultura negra tiene un aspecto muy particular del mismo, Monk fue más allá, inventó una forma de tocar, creó su sonido e instaló ni más ni menos que la forma monkiana que aún hoy es recreada por grandes artistas del género y se cita permanentemente. Con sólo pensar en la influencia que ha ejercido en el pensamiento musical de Steve Lacy, Chick Corea y Misha Mengelberg, por citar algunos, nos da la pauta de la magnitud de su arte.


 . . . .

Hasta que no encontró a Charles Rouse, el saxofonista que fue durante tantos años su escudero, Monk no forjó el cuarteto perfecto, la falange de cámara donde cobijar toda esa lluvia de corales y cuchillos, esa noche primitiva y delicada (Cortázar dixit) que era también su manera de hablar y no hablar.


Porque Monk, loco, vagabundo, profeta, tocado por una enfermedad mental tan extraña como su misma música, también hablaba a base de silencios. Hay gente que es así: elíptica se le ocurrió preguntarle si le gustaba la música clásica. Monk simplemente se quedó mirando al frente, con los labios juntos, casi silbando. El periodista carraspeó, nervioso, y le repitió la pregunta. Por toda respuesta, Monk se llevó el cigarrillo a sus labios y soltó una voluta de humo apelmazada y sinfónica. ‘Perdone, señor Monk’ dijo el periodista sin saber muy bien qué hacer, ‘no sé si me ha entendido. Le preguntaba si le gusta la música clásica’. Monk se volvió al fin hacia su agente, que estaba allí, al lado, sentado en una silla, apoyó las manos en las rodillas, señaló al periodista con la cabeza y gruñó: ‘Eh, Joe. Este tío está sordo’.



A partir de 1972, después de muy escasas apariciones, se retira y se encierra en el mutismo hasta su muerte en 1982. Monk es uno de los genios más singulares del siglo XX. Personaje surrealista y enigmático (poco inclinado a hablar de sí mismo y de su música), ha dado mucho que hablar y ha desconcertado tanto por su comportamiento como por su obra. Invento un estilo que rechazaba cualquier virtuosismo en beneficio de un impecable rigor rítmico, privilegiando estructuras inhabituales hechas de disonancias y de pequeños intervalos y desfases asimétricos







Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog