La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

lunes, 30 de noviembre de 2015

Poemas de Noviembre...2015





1 NOV.


No arden nuestros despojos


al mismo ritmo que el olvido.


De esta cadencia del uno al otro


solo nos quedará el aroma de la soledad.




2 NOV.


Contemplo los muelles vacíos,


los pasos sin alma,


la urgencia sin nombre


donde todos somos anónimos.


Hay en el viento


el oscuro humo de lo que fue.




3 NOV.


Ciertas noches se deshacen en las manos.


Tiznan de oscuridad tu cuerpo


y solo traen ese murmullo


de lo que ya ha desaparecido.




4 NOV.


Los astros callan.


Has muerto y solo eres humo y cenizas


entre el silencio de las hojas secas.




5 NOV.


Hurgo adentro mientras te sostengo con el soplo de mi voz.


Eres el aguardiente que me estremece,


la llama que tiene lo quebrado del misterio.


Siempre dejas a tu paso cenizas de mí cuando me rozas.




6 NOV.



La noche es el sendero. No hay más oscuridad,


solo el salmo indefinido de la incertidumbre,


la herida abierta donde la soledad, febril, se rebosa.



7 NOV.



Lo que sostengo es apenas un verbo,


el que se deshace en la boca


cuando solo y en penumbra


como las últimas migas


del negro ácimo


que ha dejado la noche.




8 NOV.


Soy la grieta de un muro,


soy el propio muro,


un lugar donde transcribo los murmullos


que me trae a mi oído el viento del silencio.




9 NOV.


Volver de nuevo al fuego.


Ser silencio de olivo,


brasa incandescente


que se hace humo


mientras las horas marcan el olvido.




10 NOV.



Solo, rodeado de palabras,


así la noche es un abismo semántico


y yo la vela que se extingue.




11 NOV.



Junto a la soledad


un fuego deja trazos inolvidables,


el amanecer deshace sus sombras


pero no olvidas nunca su fría caricia.




12 NOV.


Aún después del ayer,


cuando todo el fuego se consume


en medio del silencio,


hay un crepitar de brasas


que tizna de azul el borde del abismo.




13 NOV.


No remonta la luz este paisaje oscuro.


Demasiados lobos, demasiada muerte


en las perennes huellas del páramo.




14 NOV.



Hoy, ciertos nombres


son como las flores secas,


marchitas, cuando la maleza cubre


todo lo que se ha dejado


en medio de un camposanto de recuerdos.




15 NOV.


Hay un quehacer de noches,


insomnio que se derrama sobre tu cuerpo,


eleva el valor de la escarcha


y te quema como la cera caliente de una vela.




16 NOV.



No olvides que estabas ya


en las huellas de aquel niño…


Sigues subiendo cuestas imposibles,


y en el mar, junto a las dunas,


quedó, para siempre,


parte de tu soledad.




17 NOV.



Detrás de mí sigue vigilante mi otro yo,


la pantera, que sabe discernir la verdad de la ira…


La que guarda la fuerza de la sangre


para su hora decisiva.




18 NOV.



Morir de pie, ese debe ser el reto, sin contemplaciones,


como todo lo que se sucede entre tú y tu destino.




19 NOV.



Nunca negué mi miedo.


Ni ahora que sé que la distancia


entre dos miradas


se mide en lo disperso,


y un hombre nunca acaba de creer


en todo lo que sueña.




20 NOV.



¿Qué huella deja la pertinaz niebla en un corazón?


Yo siento la humedad de la isla,


me rodean las palabras que no pronuncio,


me olvido del horizonte…


creo que es una forma de morir lentamente.




21 NOV.



Ahora solo soy el humo,


oscuro como todo lo que arde


y deja una frágil huella en el aire.




22 NOV.



Hay unas gotas de sangre en mis manos,


siempre la ira deja rastros


en las horas últimas de sosiego.





23 NOV.



Me envolverá la noche con sus ojos oscuros.


Me cubrirán sus manos, sus dedos duros por la escarcha,


la verdad que en silencio se fundirá en mi cuerpo.





24 NOV.


Escucho el rumor del mar.


Está agonía de desiertos me confunde,


trae a mí, entre la bruma,


cierta analogía de marisma.





25 NOV.



Casi todo pronuncia la palabra muerte.


Me hago devoto del relámpago…


será morir enterrado en la luz.





26 NOV.



Algún día vendrá tu boca a domeñar mi silencio.


No hace falta cruzar el puente o ahogarse en medio de un río,


tú sabes conducir tus labios hasta mi boca


y hacer que mis sílabas se olviden de la noche.






27 NOV.



¿Soy de verdad la grieta o solo esa nube


que tapa lo azul del cielo?


Nunca me queda la esperanza.


Cierro los ojos y crecen en mí las hojas del silencio.







28 NOV.



He vencido. Nuevamente soy el cadáver perfecto.


Bajo los cipreses solo se escuchan murmullos


y el trino impenitente de los pájaros.





29 NOV.




Hilo a hilo he tejido el tapiz de los días.


La trama de un mes inolvidable,


lleno de dolor y de silencio.





30 NOV.




Hay un final donde siempre hablamos del mañana


aunque sean horas de intenso dolor,


y en nuestras manos no queden ya


más que flores cortadas a la noche.













Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog