La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 1 de octubre de 2014

Y me hablaba quedo de semillas y líquenes










Y me hablaba quedo de semillas y líquenes
cuando sus manos me sostenían en la luz.

Todo el otoño venía en su boca,
un reguero de agua silenciosa...
sus pasos dejaban hojas caídas
y enrojecía de rojo los serbales.

Bebía su cáliz después de la letanía de la noche.
Escuchaba sus salmos de hiedra
mientras recogía su llanto en mi pecho.

Es cierto que nunca pensé que fuera un ángel,
aunque tuve que dirimir si era el adviento
o mi muerte lo que me anunciaba.

f.









Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog