La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 26 de junio de 2012

Venecia XIV









Después de ti quedó el mármol roído,
la hilera de tardes y vientos húmedos
que hizo en nosotros un camino de sombras.
No hay minotauros en Venecia,
aunque valga la pena
sembrar con sus besos las esquinas
o dejar el aroma de su pelo
en las plazas todavía ausentes
de miradas extranjeras.
Hoy he viajado tan lejos
como supieron llevarme sus manos,
y quizás fueron treinta años
los que sostenían en mi memoria
una escalinata perfecta y redonda
al cielo acuoso de mis recuerdos,
pero sí, la larga ausencia
tenía el valor de lo posible
y el miedo, denso,
de que todo fuera un sueño.




marco masini t innamorerai


Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog