La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

jueves, 21 de junio de 2012

Venecia XII








Era dulce la lluvia,
el otoño cayendo sobre mi cuerpo desnudo.
Tus besos desataban la tormenta,
gotas que caían por mi espalda,
en mis hombros y en mi pelo
arremolinado por tus dedos.
Tenía Venecia todas las armas:
una cama grande,
el color del atardecer
y el valor de la constancia
en tu boca y en tus manos
para dirimir y vencer una y mil batallas.








F











Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog