La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 1 de enero de 2012

Presiento en el silencio el murmullo del viento







Presiento en el silencio el murmullo del viento,
la agonía de una nube en su derrota de lluvia,
la caída veloz de un relámpago,
la ausencia en el cielo de pájaros…
Siento mi respiración alimentar de humedad la noche.
Veo crecer el fuego, urdir la brasa,
volver la madera a ser ceniza,
y me dejo ir en el instante fugaz en que vuela una pavesa.
Arde en mis labios un cigarrillo al consumirse y se hace humo
y me quema el calor que da una copa de aguardiente,
mientras, imperturbables y ante mis ojos, los astros,
en esta profunda oscuridad, forman el universo
y sus senderos son huellas que te hacen callar
ante esta intensa sensación de compartida soledad.









2 comentarios:

laura dijo...

uno de tus más bellos poemas.

Siempre resulta un placer pasar por aqui a leerte.

Te dejo un deseo de felicidad para este año que comienza

Maria Varu dijo...

el mundo sigue su callado curso
la naturaleza su camino fugaz
y con ellos
los versos de un poeta
que escucha, presiente y siente
todo su crepitar…

“intensa sensación de compartida soledad”

qué gratas son tus percepciones
qué bellas nos las haces llegar…

besos Fernando

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog