La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 6 de septiembre de 2011

Florencia en verano






Sí, murió sin dolor,
mientras yo almorzaba un sándwich en la terraza de los Ufficci,
debajo de una sombrilla y bebiendo una cerveza belga.
Nadie está ya vivo en este panteón de óleos
y sin embargo hemos hecho una novela de cada cuadro,
buscando en la sonrisa discreta e imposible de la Gioconda
o en ese rostro, a punto de darnos una respuesta
a la infinidad de dudas y preguntas
que solemos tener los que admiramos a Miguel Ángel.
Dormité después con el sabor amargo de la cerveza en mi boca
y el café con hielo todavía aguándose en un vaso de plástico.
La luz de agosto traía a mis ojos lágrimas innecesarias
y anhelaba la sombra del Arno,
lento y silencioso en sus oscuros limos,
con esos pocos árboles que sajan de umbría sus riberas
mientras los hombres descansaban caídos sobre la hierba.
Arriba, seguro que una red de vendedores ambulantes
deambulaban pidiendo atención con sus souvenirs innecesarios,
y tú y yo, detrás de unas gafas oscuras, mirábamos el tiempo
como un descenso a una parte de la historia de nuestra vida.








3 comentarios:

virgi dijo...

El Arno, siempre el mismo y siempre diferente. Y el Arte en sus orillas.
Besos

Marcos Callau dijo...

Precioso Fernando. Me hiciste viajar a Florencia... Un abrazo

Elisa Berna Martínez dijo...

Las gafas oscuras no detendrán el atarecer.
Un besico fuerte!

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog