La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 11 de septiembre de 2011

En la Commonwealth no se pone el sol.











No sé donde descansar en este inmenso parque de múltiples árboles
y sin embargo siento desalambrar cada uno de mis dedos al tocarte.
Hyde Park es la extensión de un gran tapiz verde
donde se mojan mis zapatos
con las briznas de hierba que arranco y me acompañan.
En el Museo Británico subo despacio a una Acrópolis ajena a Atenas
donde me silencia el friso del Partenón o las Cariátides del Erection.
Después de esto,
¿qué le queda a un hombre por sentir en esta ciudad?
Seguro que Turner me espera otro día
para deshacerme con su "Último viaje del Temerario",
y yo sigo recogiendo tu mano en la mía,
sintiendo el frío de la lluvia estremecerte,
incrédulo en el viejo Underground de innumerables paradas,
donde un crisol de razas humanas, lenguas y religiones,
me recrea en este submundo, donde solo se murmura,
algo muy parecido a la globalidad de la Tierra.













Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog