La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

viernes, 8 de julio de 2011

Ruido de caballos







Afuera parece como si multitudes de caballos se acercaran
a la ventana que tengo a mi espalda.


J.Cortázar






Escucho un ruido de caballos acerando la avenida,
un sonido profundo que vibra en la penumbra.
Siluetas blancas con un rumor de viento y granizo,
el chasquido del fuego
que en pequeñas pavesas hieren la noche.
Trae a mí este último estertor de luz.
Bésame, bésame despacio,
quiero sentir el sabor a enebro de tu boca
y que me muerdas los labios mientras nos queden fuerzas.
Tu cuerpo desnudo me mantiene despierto,
tienes todavía el aroma preciso que trae los advientos.
La luz se ha quedado en tu piel,
te habita un día de verano
y aunque yo sea parte de otra historia
qué cadencia no ha de tener tu deseo
cuando mis manos reconocen cada ardiente poro tuyo,
cada sombra encendida en ti por la letanía de mis dedos.





1 comentario:

elisa...lichazul dijo...

es un galope maravilloso, que no termine

besos y feliz fin de semana FER

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog