La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 1 de junio de 2011

Para Leonard Cohen






Sabes que me he ido a vivir al desierto.
No, no soy un ermitaño,
quizás sea solo la necesidad de conocerme
como se conocen a si mismos los pequeños lagartos.
Solitario y lleno de incertidumbre cruzo los crepúsculos cada noche
y espero sentado ante el inquietante silencio volver a ver la luz.
Ahora sé que cuando regreso a ti
ya no me esperas con los brazos abiertos.
No hace falta, sabes que en ese cuarto que me guardas
está parte de mi vida hasta hace unos años
y puedo pasarme las horas en que me abandonas recordando,
y si vuelves un poco ebria, sola y deseando compañía
siempre te acojo como tu buen y viejo amante.
Me pone triste ver tu camafeo con mi mechón de pelo,
ha pasado el tiempo y tú sigues teniendo la sonrisa más hermosa,
yo solo conservo el afán de sobrevivir a este vicio de aniquilarme
y sin embargo estoy seguro que una vez más,
cuando tu cuerpo desemboque de nuevo en mis manos sudorosas,
tu carne y tu piel, tiernas, tibias y lechosas,
sabre darte lo mejor que tengo todavía para ti.





4 comentarios:

Manuela Fernández Santamaría dijo...

Bellísimo homenaje. En tu poema trasciende todo el doble juego de ver y verse, la supervivencia del que lleva dentro su propia consumición y camina con ello entre lo que ocurre.

Ines dijo...

Fernando, el amor de verdad es incondicional como el que habla tu poema, solo amor, sin exigencias.

Un abrazo,

Noray dijo...

¡Qué preciosidad! Creo que si Cohen pudiera leer este poema, sin duda alguna, le pondría música. Tiene la magia de las letras de Cohen.

¡Qué merecido el Principe de Asturias para este inmenso Poeta!


Un abrazo.

Mixha Zizek dijo...

Fernando eres un maravilloso poeta, y este homenaje es grandioso, me quedo en tus letras y te sigo leyendo
besos

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog