La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 28 de noviembre de 2010

Venecia XVIII








Se fueron todas las estrellas,
quizás cayeron en mi espalda desnuda,
pero sentí, durmiendo, su silencio.
Escuché después el canto de los pájaros,
ellos traían desde lejos la luz del amanecer.
La isla de Guidecca sembraba de bruma los ojos,
mientras, en los muelles, todavía las góndolas
se tapaban agónicas con su tapete azul
y algún vaporetto, ronco y solitario,
desarbolaba las olas que entraban de la bahía.
No sé de dónde vinieron los caballos blancos,
qué lumbre de fuego lamía sus crines
que en mi retina quedó aquel día,
como un instante varado en el tiempo
y con el valor inconfundible de lo inolvidable.







F

4 comentarios:

elisa...lichazul dijo...

absolutamente inolvidable
se ha prendido a la retina
ese momento vivo...

besos y buen inicio de semana pa'ti

Princesa115 dijo...

Venecia, siempre inspirándote.

Saludos

MaLena Ezcurra dijo...

Venecia sin ti, pero bañada con tu palabra.


Besos Fernandito


M.

Noray dijo...

Inolvidable, como el sonido de este unforgettable que me acompaña.


Un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog