La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Venecia XII








Era dulce la lluvia,
el otoño cayendo sobre mi cuerpo desnudo.
Tus besos desataban la tormenta,
gotas que caían por mi espalda,
en mis hombros y en mi pelo
arremolinado por tus dedos.
Tenía Venecia todas las armas:
una cama grande,
el color del atardecer
y el valor de la constancia
en tu boca y en tus manos
para dirimir y vencer una y mil batallas.








F











4 comentarios:

Princesa115 dijo...

Venecia siempre tiene y tendrá todas las armas.

Un saludo

ybris dijo...

Lluvia, otoño besos.
El cuerpo guarda tantos recuerdos...

Un abrazo.

elisa...lichazul dijo...

sensual a morir!!

besitos de luz

Arya dijo...

Me encantan los tiempos
entre labios
que saben recordarse sabanas...


mas abrazos :)

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog