La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 30 de noviembre de 2010

Inhalo





Inhalo, mientras te miro a los ojos,
el turbio humo azulado de tus cigarrillos.
Se mete en mis pulmones
y tengo la sensación de poseerte
al tener entre mis labios,
dentro de mi boca,
el aire que sale de la tuya.
Presiento el amanecer en las colinas,
sangra en el frío albero los rastros invisibles del silencio.
Tu cuerpo desnudo alumbra la habitación,
deja hilos de luz aferrarse a los objetos
deshaciendo las sombras
que las horas han abandonado en la noche.
Te acaricio,
mis dedos se posan,
caminan lentamente por tu desnudez,
noto la tibia respuesta de tu piel
y en tu mirada, concentrada en mi,
hay una senda de selva y desamparo.





7 comentarios:

ybris dijo...

Amor como humo que se inhala.
O como aire que se respira, que no implica riesgo de tos.

Abrazos.

Olga Bernad dijo...

Me gusta el final, tal vez todo desamparo tiene algo de salvaje y toda selva esté desamparada.
Ay, los ojos de la gente...
Un beso.

viento de arena dijo...

He recorrido cada letra, cada dibujo hecho humo...es hermoso.

Marcos Callau dijo...

Poema "noir" diría yo. He encontrado algo de ese ambiente en tu texto. Un abrazo.

Noray dijo...

Ya sabes...

por el humo se sabe donde está el fuego.


Es un placer leerte.


Un abrazo.

irene dijo...

Precioso poema, incluso perdono ese humo nocivo.
Un abrazo muy fuerte, poeta.

Princesa115 dijo...

Precioso poema.
Me gusta especialmente la frase "tu cuerpo desnudo alumbra la habitación"
Felicidades

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog