La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

jueves, 24 de junio de 2010

Tuvo la noche memoria






Tuvo la noche memoria,
un quehacer de luces de neón
y semáforos apagados
donde resguardarnos.
Después su boca,
la humedad tibia de su lengua
dejando un reguero azul sobre mi vientre.
Las flores rojas de sus labios se deshacían,
sus dientes traían el dolor nacarado de la aurora,
un ramillete de besos enlazados a la ginebra,
un poco de silencio al respirar
entre el humo de los cigarrillos,
un poco de esa muerte pequeña
que queda ante la mirada de un desconocido.




5 comentarios:

carmen jiménez dijo...

Quiero pensar que tras una mirada tan íntima, aunque sea la de un desconocido, también quedará algo de vida...
Un besote.

Jorge Ampuero dijo...

Quizá la memoria de la noche tenga que ver con esa pequeña muerte que nos resucita. Una poética interesante, persevera.

Saludos...

ybris dijo...

Una muerte pequeña.
¡Tan grande!

Un abrazo.

Mimí dijo...

!!!¡¡¡

Arya dijo...

Lo contundente de la transcendencia.. y el humo de los cigarrillos...

Me sacaste tremendo suspiro :)

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog