La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

sábado, 5 de junio de 2010

Tiéndeme despacio en la ribera de tu deseo







Tiéndeme despacio en la ribera de tu deseo,
desarma una a una todas las palabras que me habitan,
deshaz el nudo, la branza de tiempo y de espera,
el quehacer de arañas en la carne,
el ácido lacustre, su veneno,
la laxitud desnuda del amanecer,
el granito acerado, la arena,
las hojas del otoño,
un noviembre de ceniza.
Vuelve con tus manos,
pequeñas, temerosas,
a cruzar el páramo,
trae en tu boca la humedad del ansia,
el calor de tu isla,
la ardiente bocanada del órdago,
simas y bosques contra mí panoplia armada.
Esta batalla no tiene fin
aunque tu cuerpo reconozca en el mío su lugar
y hayas sembrado de flores amarillas
cada recodo en que sin casi saberlo fuimos uno.







5 comentarios:

MaLena Ezcurra dijo...

¿Será que no nos damos cuenta que somos uno hasta antes del desdoblamiento?


Bellísimos tus versos amarillos.



Beso.



M.

Tris-ynarud dijo...

Por dios, me “quedau” sin palabras. Sólo con deseos…

Es Genial

;)

mujer rebelde dijo...

Hola Fernando...he vuelto aunque nunca me he ido ,siempre leo pero hay veces que no se que ponerte que no haya puesto ya. Gracias por estas hermosas palabras que llenan de esperanzas el amor de toda mujer que se sienta deseada...Besos "Mujer rebelde".

ybris dijo...

Pobre panoplia contra tanta sima.
Batalla perdida.
Dulce derrota.

Un abrazo.

irene dijo...

Cada vez que leo un poema como este, me parece mucho más difícil enlazar palabras, más o menos bellas, formando un armonioso conjunto, el calor, sólo, puede ser una palabra agobiante en algunos casos, pero el calor de tu isla, es..., me quedaría corta con cualquier calificativo.
Un beso, poeta.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog