La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

domingo, 27 de junio de 2010

El valor del número...






El valor del número se tiñó de rojo en el crepúsculo del verano.
Azrael dormitaba con el silencio de las mieses
y conminaba con su mirada a tener con él
un pulso dulce, eterno, mortal.
Nada trae este final, ni siquiera el reposo,
quizás las sílabas evocadoras de la infancia
surjan con fuerza,
veamos en ellas el muro de adobe,
la verde enredadera,
colgada anhelando la luz
pero siendo parte siempre de la sombra.
Las voces dejan música, ecos cotidianos,
un vuelo de pájaros perdido en las nubes,
un carro tirado por viejos bueyes,
y suelto y lejano
un caballo blanco, ebúrneo,
recuerdo del último invierno,
de todos los inviernos.








F



2 comentarios:

Bel M. dijo...

Qué distinto este poema a los que nos tienes acostumbrados... y magnífico, me ha gustado mucho esta otra voz.
Un beso, Fernando.

ybris dijo...

Un bello cuadro, Fernando.
Un evocador crepúsculo de verano que sabe recordar todos los inviernos pasados.
La vida merece esos instantes.

Un abrazo.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog