La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

martes, 22 de junio de 2010

Café París XXVI








Subo peldaño a peldaño por tu cuerpo
como las viejas escaleras de Montmartre.



Temo la urgencia de ti,
el ansia calcinada esclava de mi boca,
traída y llevada tantas veces
en el silencio orgánico de la noche.
Temo a tu piel, rémora de mis dedos,
su eco lejano, el fragante aroma que me ata.
Temo a tus manos eligiéndome, impacientes,
alzándome con las alas ciegas de un deseo loco,
aferrándome en un ir y venir desde tus pies
a la urdimbre húmeda de tu sexo;
llegando desde tu vientre a tus senos,
sonrosados, hambrientos y sedosos.
Temo andar por tu cuello, morder tu nuca,
sentir tu lengua devoradora,
experta, silenciosa,
hirviendo en un combate sin tiempo con la mía.
Temo el final, el armisticio,
el que me hace, bajando por tu espalda,
revindicar mi derrota.
Sudoroso, todavía usando mi lengua
para humedecer la senda de tus vértebras,
llego a escuchar el ronroneo
que emites en mitad del alba
cuando exhausto, naufrago en tu gozo.









10 comentarios:

Maria Varu dijo...

en la lentitud constante de la subida
se alcanza la esperada cima


besos

Selma dijo...

subir... bajar... lo importante, llegar.
Hermoso Poema, muy hermoso.
besos, f..

Marcos Callau dijo...

Bueno, bueno...me lo tomo como un regalo que me viene muy bien para estos días. Me voy el día 28 a subir por esas escaleras que, si no estoy equivocado, llevan hasta Sacre Coeur.

Fernando dijo...

bingo!!!...Marcos...a ver si te acuerdas de los peomas de París allí...abrazos.

irene dijo...

Precioso, precioso, no puede ser más sugerente, in crescendo..., como esas escaleras que suben al Sacre Coeur, más ardiente que el fuego, y esa melodía..., un bonito momento para una noche cerrada.
Besos, Fernando.

MaLena Ezcurra dijo...

Después de tus versos, de la imagen de Brassaï mis latidos se van con el viento.


Te abrazo.


M.

Jesús Arroyo dijo...

Nueva entrada http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/

Angela C. dijo...

Me ha emocionado este poema.
Es mágico.

Alís dijo...

Hay peldaños que no cansan y naufragios que vale la pena vivir

París... uhmmm, me apasiona

Un beso

Mayde Molina dijo...

Es hermosísimo, Fernando.
Hace tiempo que te leo y me encanta tu café de París, cada una de tus entradas y esta, sin duda alguna, es un poema sublime.

Un abrazo y felices días de descanso, sí es que los tienes :)

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog