La poesía es un arma que se dispara sola como el amor de un loco

Contribuyentes

miércoles, 12 de mayo de 2010

Se fue la niebla







Se fue la niebla.
La ciudad es un reguero de luz,
un jardín de rosas encendidas.
Callo. Nuevamente callo
aunque el nombre tuyo sea conocido
y suene por todos los diales de la radio.
No preguntes más,
te conozco desde hace tiempo
y aún así todavía soy yo el que duda,
el que no sabe de tus ojos cuando me miran
y se extraña que me vean en la oscuridad de la noche.





F


7 comentarios:

irene dijo...

Los ojos del amor no necesitan luz.
Preciosa esta noche tuya.
Un beso, poeta.

MaLena Ezcurra dijo...

Odas a tus letras, querido poeta.


Maravilloso.



M.

ybris dijo...

Con niebla o con luz, con oscuridad o con claridad, con palabras o con silencios, con dudad o con certezas...
Lo importante es esa mirada que nos comunica.

Un abrazo.

Noray dijo...

Lo verdaderamente necesario no son las preguntas ni las respuestas sino esa luz que, aunque esté ciega, late en nuestro interior.


Un abrazo

Gubia dijo...

Me estremece leer esta poesia, genial como siempre. Una de mis preferidas.Un abrazo.

Olga B. dijo...

Qué bonito, Fernando. Qué sencillo de decir ese "callo" y qué difícil de hacer. La segunda parte del poema me gusta mucho.
Vas mucho más deprisa que yo, pero en esta tanda de lecturas, éste es también mi preferido.
Un beso.

Lamia dijo...

Hay ojos que siempre nos ven. Independientemente de dónde y cómo nos encontremos.

Programa Electroletras

Con versos en la noche

Mi lista de blogs

Seguidores

Vídeos de poesía para perdidos

Ahora en youtube

Los poemarios

Los poemarios
© (Copyright) Fernando Sarría de todos los contenidos originales de este blog, excepto cuando se señale otro autor.

Archivo del blog